En casi todas las casas, utilizamos espejos para decorar nuestros muros de la sala o el comedor, pero ¿sabes como adaptarlos correctamente a tu espacio?

Aquí te decimos como puedes emplearlos para que saques el mayor provecho de su estética.

  • Los espejos grandes son adecuados para las habitaciones principales del hogar, sobre todo en la sala.
  • Los espejos de pie resultan elegantes y son un excelente adorno en un recibidor o dormitorio.
  • En el baño, un espejo grande no puede faltar sobre el lavabo.
  • Los marcos muy anchos o con demasiados adornos le restan protagonismo al espejo y minimizan sus efectos.
  • Procura no utilizar espejos en exceso dentro del dormitorio.
  • Si te falta una buena ventana con un bonito paisaje, refleja algún rincón agradable de tu habitación donde tengas plantas, un cuadro o un papel tapiz.
  • Juega con los reflejos utilizando dos espejos en vez de uno. Duplica y juega con el acomodo dándole un giro inesperado y satisfactorio a la habitación.
  • Si tus espacios son reducidos, utiliza los espejos para ampliar y dar profundidad a lugares como los pasillos, baños o entradas, pero si exagerar.
Whatsapp