Todos hemos tenido la necesidad de pintar un muro o una habitación entera. Existen diferentes tipos tipos de pintura que se clasifican con base al disolvente que se utiliza, y lo que le da diferentes características a cada una. Las hay desde las base agua, hasta las epóxicas que necesitan de un catalizador para endurecer, aquí te explicamos las más utilizadas.

Pinturas vinílicas

Las pinturas vinílicas son a base de agua y están compuestas de pigmentos con un polímero acrílico. Son de secado rápido y se limpian de manera sencilla con agua y jabón. Son de poca toxicidad y se aplican fácilmente con brocha o rodillo.

Son sumamente resistentes (especialmente al sol), por lo cual resultan adecuadas para espacios exteriores. Esto las hace especiales para cubrir muros, techos y adornos en ambientes mayormente secos.

Este tipo de pintura puede ser utilizada tanto en exteriores como en interiores. Cabe destacar que, al ser una sustancia ligera, es recomendable aplicar de forma previa un sellador vinílico que impida su penetración.

Pinturas acrílicas

Si bien la pintura vinílica es resistente al sol, la pintura acrílica posee mayor resistencia al agua. De este modo, si estás pensando en cambiar el color de las paredes de tu hogar, esta resulta ser una gran opción. Además, al ser acrílica, le otorga una textura plastificada a las superficies, haciéndolas fáciles de limpiar, por lo cual se recomienda mayormente como impermeabilizante.

Se adapta a todo tipo de superficies, desde concreto hasta madera y metales. Es de secado rápido y, dadas sus características, resulta recomendable para ambientes expuestos a humedad. Asimismo, evita el crecimiento de hongos y la oxidación.

El inconveniente es que las pinturas acrílicas no tienen la misma fluidez que otras pinturas. Sin embargo, es posible diluirlas para hacerlas más líquidas.

Pinturas de esmalte

El esmalte brinda una excelente apariencia y protección a aquellas estructuras que recubre. Asimismo, otorgan brillo y son pinturas que, al secarse, logran firmeza y durabilidad. Por lo mismo, resultan una excelente alternativa para pintar exteriores.

Es de fácil aplicación y se encuentra disponible en una variedad de colores que se ajustan a las necesidades de tu hogar.

También puede aplicarse en interiores, pues está diseñado para recubrir y proteger diversas estructuras de distintos materiales, como estructuras de madera, concreto o metal. Puedes utilizarla para cubrir techos y paredes, así como también tuberías, puertas, marcos de ventana y barandales, entre otros, todos lugares en que brindará protección y durabilidad.

Pinturas antihumedad

La humedad es un problema constante en muchas superficies del hogar. Sin embargo, es posible hacerle frente y tomar precauciones eligiendo la pintura correcta para proteger estas superficies. Existen productos que pueden prevenir y/o remediar daños causados por la lluvia, filtraciones de agua o por la humedad ambiental, como pueden ser la aparición de hongos, moho, óxido o el deterioro de la superficie.

Las pinturas antihumedad resultan perfectas frente a esta situación, por lo cual se recomiendan para espacios interiores y exteriores expuestos a ambientes húmedos.

Pinturas epóxicas

Las pinturas epóxicas son un polímero de dos componentes. Por un lado, contienen la resina epoxi y, por otro, un reactor. De este modo, al reaccionar ambos, se produce su secado luego de que se evapore el disolvente.

Estas otorgan recubrimiento de alta resistencia a las superficies con un efecto de protección ante agentes químicos y mecánicos. Asimismo, resisten temperaturas entre los -10°C y lo 140°C.

Resultan excelentes para cubrir estructuras de metal, madera u concreto. Uno de sus usos más comunes es el recubrir pisos de concreto e instalaciones industriales. Sin embargo, pueden ser muy útiles en tu hogar si, por ejemplo, quieres darle un nuevo aire a tu terraza y necesitas recubrir el suelo con este tipo de pinturas.

 

Whatsapp