Los pisos laminados tienen un origen que se remonta a la década de los años 70. A pesar de ello, unas cuántas décadas más tarde aún sigue teniendo mucha relevancia en todo el mundo. Por ello, si estás pensando en realizar la instalación de un piso laminado económico y deseas conocer sus ventajas, queremos mencionarte algunas de ellas a continuación.

¿Qué son los pisos laminados?

Básicamente, podría decirse que un piso laminado es el conjunto de piezas que se han diseñado con la intención de recubrir el suelo. Es bastante parecido a la madera, pero suele ser mucho más económico, fácil de colocar y la cantidad de diseños y colores disponibles es mucho mayor.

Las placas que se encuentran en el piso laminado suelen formarse por un conjunto de varias capas. Sin embargo, el que más destaca es el manto superior, que es la superficie del suelo tras llevar a cabo la instalación. También es necesario que este cuente con una alta resistencia al desgaste generado por el uso continuo.

Ventajas de los pisos laminados

Nuestra intención es que conozcas el panorama completo de lo que los pisos laminados son capaces de ofrecerte. Entre sus principales aspectos positivos, podemos destacar lo siguiente.

Se pueden limpiar rápidamente

Una de las principales características de los suelos laminados es el hecho de que cuentan con una superficie lisa y completamente uniforme. Esto permite que se lleve a cabo una limpieza casi inmediata, es posible hacerlo con la ayuda de la escoba, la aspiradora, el trapeador. O productos como Alex limpiador extra eficaz para laminados.

Además, la textura que posee este tipo de pisos impide la acumulación de polvo, las hebras que se desprenden del cuero cabelludo o las escamas de piel que naturalmente caen de nuestro cuerpo. Incluso, es útil para casas de personas que son alérgicas a ciertos elementos o donde no alcanza el tiempo para asear a profundidad y nada más pueden pasar almohadillas desechables para limpieza húmeda.

Es de fácil colocación

Otra ventaja se encuentra enfocada en que este piso es muy sencillo de colocar, especialmente si lo comparamos con una de sus versiones más similares, como el parquet. En el caso del piso laminado, sus piezas se encuentran perfectamente definidas, acoplándose perfectamente unas a otras.

Lo único que hace que se demore más tiempo es la preparación previa del suelo para que se pueda cubrir por el piso laminado. Sin embargo, con un buen kit de instalación de suelos de madera, puedes hacer este trabajo fácil y rápidamente.

Se adapta fácilmente a cualquier espacio

Los pisos laminados destacan por ser muy versátiles. Pueden colocarse desde la habitación más privada del hogar hasta la zona más común y transitada, como la sala o la cocina. En todos los casos, es posible disfrutar plenamente del piso de madera. No obstante, se necesita otorgarle un mantenimiento y cuidado debidos.

La única parte de la casa que no es apta para pisos laminados es la del exterior. En otras palabras, significa que no se trata de una superficie que esté diseñada para los factores meteorológicos que pueden generarse, como el sol, la lluvia, el granizo, la nieve, etc.

Resistencia y durabilidad

Además de buscar un piso laminado económico, es importante que busquemos uno que cuente con la mayor durabilidad posible. La vida útil de estos puede llegar a superar sin problema alguno los 10 años. Tras pasar este tiempo, se recomienda hacer el cambio de las piezas laminadas con más daños. Para extender su vida útil, podemos colocar una alfombrilla transparente para las sillas. También es útil averiguar en qué estado se encuentra el trasfondo del piso, sin embargo, en estos casos es bastante visible porque el mismo suelo lo manifiesta.

Al tomar en cuenta esta ventaja también vale la pena señalar que la durabilidad no es resultado al 100% del cuidado que se le dé, ya que no se necesita de tanta precaución como el caso de otros suelos. Por ejemplo, hay hogares donde se lleva a cabo mucho ajetreo, donde deben despedirse de ciertos recubrimientos, pero este no es el caso del piso laminado.

La mayor elegancia posible es una de las ventajas de los pisos laminados

Si estás pensando en generar un aspecto radiante, único y elegante para tu hogar, el suelo laminado es la mejor opción para ti. En parte, esto se debe a que la última capa que compone el piso puede tener múltiples texturas que corresponden a distintas clases de madera.

Un ejemplo de ello, serían los modelos de nogal, roble, haya, entre otros. Y lo mejor de todo, es que todos ellos se ven igual, sin tener que costar elevados precios. Si lo deseas, también se puede imitar cerámicas o piedras. Por ello, aunque estos materiales tengan altos precios en el mercado, siempre puedes contar con una segunda alternativa gracias a las superficies laminadas.

Como vemos, las ventajas de los pisos laminados son muchas. Como ocurre con toda clase de materiales, puede que presente ciertos inconvenientes, como la poca tolerancia a la humedad al limpiar pisos de madera, el cambio de los diseños o las separaciones en el punto de unión. Sin importar el caso, siempre es posible disfrutar de la mejor calidad posible gracias a la ayuda de este tipo de recubrimientos para el hogar.

Whatsapp