No es ningún secreto que las plantas dotan de vitalidad nuestros espacios. Le dan alegría, frescura y hasta purifican nuestro aire. Es por eso que son imprescindibles en el diseño interior; sin embargo, a diferencia de otros elementos decorativos, requieren de cuidados para que se mantengan en óptimas condiciones y aquí te decimos algunos secretos para que siempre estén verdes:

Riego apropiado.

Cada planta necesita su riego adecuado y con su frecuencia determinada. Consulta si tu plante requiere de un riego bajo, normal o abundante y anota cuantas veces a la semana o al mes debes hacerlo. Recuerda que si no riegas tu planta lo suficiente se morirá seca, pero si la riegas de más sus raíces se pudrirán y la planta también se estropeará.

Maceta adecuada.

El macetero que elijas para tu planta debe tener en cuenta el tamaño de esta y el espacio que va a necesitar. La maceta es un elemento fundamental para que la planta crezca sin ningún tipo de problema. Además, el macetero también hará lucir mejor a tus plantas.

Lugar indicado.

Debes cuidar que el sitio donde vayas a poner la planta tenga la luz que esta necesita. Hay algunas que se desarrollan mejor con luz indirecta, mientras que otras precisas de luz directa. Por ello, tendrás que situarla en el lugar correcto. Eso si, si la superficie es de madera, pon un recipiente debajo de la maceta para no estropear el suelo.

Limpieza de hojas y ramas secas.

Las hojas y ramas secas, además de darle un aspecto triste y apagado, debilitan a la planta y frenan su crecimiento. Quítale estas partes de la planta que ya no tienen vida, sin hacer daño a los posibles nuevos brotes.

Raíces sanas.

Esta es quizás una de las partes de la planta a la que menos atención se presta y, sin embargo, es una de las más importantes. Tendrás que verificar que las raíces disponen des espacio necesario para que la planta siga creciendo. Si no es así, deberás traspasar la planta a otra maceta más grande. Haz esto con mucho cuidado ya que puedes perjudicar gravemente a la planta. Si notas que se están poniendo negras las raíces puede ser un mal síntoma, Diluye un poco de agua oxigenada y rocía la solución sobre las raíces para recuperar su color.

Después de aplicar estos sencillos consejos verás que tus plantas crecen más sanas y fuertes que nunca.

Whatsapp