Cuando escogemos un piso para exterior, se vuelve un poco más compleja la elección de nuestro piso, ya que además de la estético debemos considerar la frecuencia de mantenmiento, facilidad de instalación, vida útil ante condiciones exteriores, e incluso la seguridad. Por eso te dejamos esta guía para que sepas elegir el más adecuado dependiendo de la aplicación que vayas a darle a tu piso exterior

Materiales según el uso del espacio

Porcelanato: Puede ser una excelente opción para una terraza, un asador, o un sitio donde pueda estar cubierto parcialmente por un techo y no se requiera que soporte un gran peso, como el de un vehículo.

Madera natural: Excelente alternativa (con el respectivo acabado especial necesario) para exteriores, sin embargo la vida útil puede ser más corta si no se tiene los cuidados de mantenimiento. Pueden agrietarse por el sol y la lluvia.

Madera de ingeniería (madera artificial): Estos pisos plásticos son una excelente alternativa a la madera, ya que no requieren acabados adicionales, tiene una mayor vida útil y pueden darte la misma sensación cálida y acogedora de la madera.

Pisos de piedra: Lucen excelentes en exteriores, pero procura que no sean de color muy claro para que luzca limpio por más tiempo. también considera los costos de aplicación de sellador

Mármol: Sin duda el más elegante de todos, pero también el de mayor mantenimiento necesario. Procura también sellarlo para aumentar su vida útil e instalar antiderrapantes porque al estar mojado puede ser muy resbaloso.

Otros aspectos a considerar

Si el espacio exterior es completamente abierto no debemos olvidar que se mojará siempre que llueva o que se rieguen las plantas, en caso de existir vegetación. En este escenario tenemos que elegir un modelo de piso que no sea resbaloso. Puede ser un piso que tenga una textura rugosa o un acabado no demasiado liso.

Otro aspecto de seguridad que hay que tener en mente, es que el piso no refleje demasiado la luz para que no nos lastime la vista. Los pisos demasiado pulidos, con acabados extremadamente brillantes o de colores muy claros pueden resultar muy molestos para los ojos cuando reciben la luz directa del sol. La solución es elegir modelos con un acabado rugoso o poroso que absorba el exceso de luz.

 

Whatsapp