A la mayoría de nosotros nos gusta que una habitación sea tan iluminada como sea posible, a menos de que la intención sea dormir, una habitación con buen iliminación nos ayudará a ser más activos, además de ahorrar en el consumo eléctrico.

1.- Utiliza colores claros

Los colores claros te ayudarán a generar una sensación de amplitud en la habitación, además de que reflejan una mayor cantidad de luz. Otra ventaja de ponerlos en tus muros es que podrás combinarlos más fácilmente con el mobiliario.

2.- Utiliza focos Led

Los LEDs son una excelente alternativa a los focos incandescentes, ya que logran alumbrar más utilizando menos energía, los hay disponibles en varias temperaturas para que puedas ambientar tu espacio como mejor creas conveniente, además que son la opción más ecológica hasta el moemnto, ya que pueden durarte hasta 15 años en un ciclo de vida normal.

3.- Combina cortinas blackout y delgadas

Si la habitación es tu recámara, puedes combinar un juego de cortinas blackout y delgadas, para que los fines de semana no te despierte el sol que entra por tu ventana y cuando te despiertes puedas impedir el paso de los rayos del sol, pero no de la luz.

 4.- Añade más fuentes de luz, no aumentes la intensidad de una sola.

Un espacio se compone de pequeños “micro-hábitat”, es decir que el sofá que tienes en tu recámara debe ofrecerte una experiencia diferente que la cama que tienes en la misma habitación. Si solo añades una fuente de luz general, será difícil que percibas una sensación diferente, en cambio, si añades una lámpara de pie junto al sofá definitivamente sentirás una experiencia diferente, no será lo mismo que estés en la cama que en el sofá; incluso estando en el mismo espacio.

Whatsapp