Los interioristas, como todas las profesiones, pasan por un proceso de formación académica que les dan las herramientas para lograr cubrir las necesidades de sus clientes de una manera estética y funcional. Sin embargo, cuando las ideas no fluyen como nos gustarían, los interioristas tenemos un proceso que nos ayuda a traer ideas a la mente y así poder proponerle soluciones a nuestros clientes

1.-Escuchar las necesidades del cliente.

Como siempre lo hemos dicho, el interiorista busca funcionalidad de los espacios, y qué mejor que escuchar los requerimientos de quien va a hacer uso de él.

2.- Investigar

Como en cualquier profesión, los libros son el mejor aliado para conocer las ideas de otras personas, nos ayudan a ver otros puntos de vista y pueden dar la pauta para experimentar.

3.- Crear un concept board

Después de escuchar al cliente, los interioristas creamos un tablero con imágenes que evocan a emociones y momentos que no describió el cliente, y utlizamos los colores, las formas y las texturas para transmitir lo que el cliente queire transmitir.

4.- Bocetar

Seguramente creías que este es el primer paso, sin embago, el sentarse a la mesa a dibujar ideas, necesita de un trasfondo previo que ayude a entender los requerimientos de cada proyecto

5.- Renderizar

Cuando algunos proyectos lo permiten, los interioristas cramos imágenes virtuales que le ayudarán a

6.- Estimación de costos

Después de tener un aproximado de materiales y cantidades, los interioristas nos damos a la tarea de buscar cotizaciones de cada uno de los elementos que conforman el espacio que creamos, para poder llegar a presentarle al cliente toda la información necesaria para dar luz verde al proyecto

7.- Ejecución

La realización de la obra, una vez que ha sido aprobado por el cliente tanto en diseño como en costos.

8.- Supervisión de obra

Revisar que todo se cumpla cabalmente conforme a lo que se le ofreció al cliente, en tiempo, forma y calidad.

9.-Presentación del proyecto al cliente

Aunque a lo largo de la supervisión de obra, el interiorista lleva al cliente a ver los avances del proyecto. Este es el paso más emocionante tanto para el cliente, como para el profesional, ya que es la culminación de la obra

10.- Cierre de proyecto

Whatsapp